Juegos y gastronomía, dos sectores obligados a reinventarse

Hace tan solo un año atrás, nadie podía imaginar la situación actual del país del mundo, con respecto a los cambios provocados a partir de la pandemia mundial provocada por el Covid-19, en cada rincón del planeta.

Desde las variaciones en las rutinas, desde el uso de tapabocas y máscaras, pasando por el distanciamiento social obligatorio en las áreas comunes, hasta la prohibición de prácticamente todas las actividades económicas, se trata de medidas que además de ser drásticas y vitales, quedaron para quedarse por un largo tiempo. Esto presenta diversos desafíos en relación al futuro social, emocional y también económico de las personas que viven en nuestro país.

Las pequeñas empresas y comercios son sin duda una de las áreas -a nivel económico- más afectados por esta situación. Dentro de este heterogéneo conjunto, rubros como la gastronomía y los juegos de azar se cuentan entre los más comprometidos ante esta complicada situación.

Desde casinos, pasando por actividades relacionadas con Loterías Mundiales, hasta bares restaurantes, y hoteles son didn día los sectores más golpeados por las medidas que aspiran a evitar la aglomeración de hombres y mujeres en un mismo espacio. Se sabe que este tipo de propuestas serán las últimas en normalizarse una vez superada la pandemia; ya que constituyen por su forma de funcionamiento propuestas de alto riesgo. El camino para sobrevivir y sobre todo intentar conservar empleos es largo y lleno de incertidumbre con respecto al futuro.

Otra de las razones de la importancia de estos locales y negocios es que suelen dar trabajo directo e indirecto a muchas personas. Para tener una idea, solo en la Ciudad de La Plata existen unos 200 negocios gastronómicos que dan trabajo a unas 4 mil personas.

Las herramientas y las ofertas en el mundo online han dado algunas alternativas concretas para paliar esta crisis, aunque resulta insuficiente. Se calcula que, por ejemplo, los deliveries no representan más del 5 por ciento de los pedidos regulares en un restaurante o bar. Por lo que, su incidencia en los ingresos no es sustantiva.

En efecto, gran parte de la elección de estos sitios tiene que ver con la experiencia del cliente; sentarse a tomar un café no se asemeja en nada al sistema take away.

Por su parte, en abril, el Sindicato de Trabajadores de Juegos de Azar de la Argentina (ALEARA) negoció con los empresarios mantener a los trabajadores, a cambio de reducir los sueldos en un 50 por ciento.

Afortunadamente, los más optimistas coinciden en que, una vez superada la pandemia, habrá un “boom” en este sector. Aquellos fanáticos del juego que apuestan por ejemplo a la Quiniela o al Telekino para luego comprobar en una web especializada -como la de este enlace https://www.loteriasmundiales.com.ar/Juegos/telekino los resultados, seguramente espera ansioso la vuelta a la normalidad.

La sensación de haber pasado por un momento difícil será proporcional a las ganas de jugar, divertirse y compartir un pasatiempo con pares que comparten los mismos interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *